Petro presidente

Colombia Humana

Detalles del Programa de Gobierno para una Era de Paz

6. UN PAÍS DIVERSO Y MULTICOLOR
QUE SUPERA LA DISCRIMINACIÓN

La lucha contra la discriminación y la segregación social de un país pasa por reconocer la diversidad de sus ciudadanías y así poder implementar políticas afirmativas que, con la voz de todas y todos, garanticen la inclusión social y la participación efectiva.

Mujeres libres de violencias, con poder e igualdad de oportunidades

Cero Tolerancia con las violencias contra las mujeres: Colombia Humana no tolerará ninguna forma de violencia contra las mujeres para lo que hará de la prevención, la atención humana y la sanción efectiva contra los victimarios una tarea central del gobierno.

Poder para las mujeres: las mujeres ocuparán el 50% de los cargos en el gobierno y la administración pública en todos los niveles, al igual que en las listas para la elección a concejos, asambleas y congreso en las que hombres y mujeres deberán compartir alternadamente los puestos de las mismas.

Trabajo sin discriminación para las mujeres: las mujeres no podrán ser discriminadas para ingresar y permanecer en sus empleos garantizando igualdad de derechos y salarios con los hombres. Se reconocerá y protegerá integralmente el trabajo de las mujeres rurales y se dará prioridad a las mujeres cabeza de familia para el acceso al empleo.

Maternidad digna y segura: extenderemos la licencia de maternidad a 24 semanas y se brindará protección integral con salud, alimentación y soportes económicos a las mujeres en situación de pobreza para garantizar una maternidad digna y segura.

Igualdad de derechos entre hombres y mujeres: en Colombia humana las mujeres disfrutarán de sus derechos a la salud, la planificación familiar, la educación, la vivienda, la propiedad y la herencia en igualdad de condiciones que los hombres.

Reconocimiento económico al cuidado que ejercen las mujeres: en nuestro gobierno, Colombia Humana reconocerá con estímulos económicos el trabajo de las mujeres en el cuidado de sus familias, enfermos, adultos mayores y en la protección de la naturaleza.

Niñas, niños y adolescentes en el centro de las políticas de Colombia Humana

Ruptura del circulo de la desigualdad, la violencia y la exclusión: en nuestro gobierno, se avanzará de manera decidida a la erradicación de la pobreza infantil ligada a la discriminación, el maltrato infantil, el abuso y la violencia sexuales, el abandono, el trabajo infantil, la explotación sexual y comercial de niños, niñas y adolescentes, el consumo de sustancias psicoactivas y el embarazo adolescente. El principal mecanismo, ya descrito en el primer capítulo, lo conforman el pleno acceso y la permanencia en el sistema educativo, articulados con un fortalecimiento de la institucionalidad que implica mayor trabajo intersectorial, presupuesto, autonomía, blindaje de los recursos públicos y una movilización de toda la sociedad y el Estado, para proteger integralmente a la niñez y la adolescencia. Así mismo, se generará una estrategia integral de protección a través de la consolidación de centros de acogida para la infancia en los que se apoye a las familias para romper los círculos de la violencia, maltrato infantil y pobreza.

Reorientación del sistema de responsabilidad penal adolescente: Colombia Humana dará especial importancia a la situación de los adolescentes que están bajo el sistema de responsabilidad penal y a la transformación de los modelos de intervención, incorporando elementos de justicia restaurativa y sanción no privativa de libertad que permita realmente incorporarlos en las rutas de educación y formación necesarias para la prevención del delito

La juventud protagonista de la esperanza

En Colombia Humana, los y las jóvenes serán protagonistas de la esperanza, para lo cual de manera participativa se construirán las condiciones que permitan su desarrollo pleno alrededor de la educación, la cultura, el deporte, el trabajo y políticas inclusivas para aquellos en condiciones de exclusión y vulneración de derechos.

La Juventud participa y decide: se promoverá la participación efectiva en todas las esferas de la vida social, económica y política del país de manera vinculante y decisoria y en particular se crearán las condiciones para que las y los jóvenes tengan acceso real al poder político. Se garantizará un mayor acceso y permanencia al sistema de educación superior universitario

Trabajo y emprendimiento: se fortalecerán las políticas de primer empleo, incluyendo las pasantías, como formas de acceso al trabajo durante el proceso de formación y la implementación de un servicio social voluntario que se vincule a las diferentes ramas del saber y del trabajo con énfasis en la participación en todos las políticas y programas destinadas a la superación de las desigualdad social y a la protección de la vida y la naturaleza. Se desplegarán líneas de apoyo financiero y de asistencia técnica para la juventud para emprendimientos productivos en todos los niveles, en el campo y en la ciudad y con especial vinculados al desarrollo de redes y tecnología que se articule con una economía inteligente y diversificada.

Eliminación del servicio militar obligatorio: en Colombia Humana se respetará la objeción de conciencia, mientras se elimina el servicio militar obligatorio.

Atención a jóvenes en alto nivel de exclusión: los jóvenes en altos niveles de exclusión, habitabilidad de calle y dependencia serán atendidos con prioridad a través de un programa integrado de educación, salud, cultura y deporte, así como apoyos económicos a cambio de participación en actividades de beneficio colectivo en sus territorios.

Reconocimiento, dignidad y protección para los adultos mayores

En Colombia Humana, los adultos mayores serán reconocidos y protegidos con dignidad, para lo cual se articularán todas las políticas en función de su bienestar integral. La reforma pensional garantizará el acceso universal a un bono pensional para aquellos cuyas condiciones sociales y económicas no pudieron contribuir al sistema de pensiones y para aquellos que habiendo contribuido no reciben o están en riesgo de no recibir una pensión efectiva y justa.

De manera complementaria aquellos en condiciones de pobreza accederán a opciones de vivienda, salud, alimentación, prevención de maltratos y violencia serán vinculados a servicios sociales.

Ciudadanía plena de las personas con discapacidad:

En Colombia Humana las personas en condición de discapacidad serán reconocidas plenamente como sujetos de derechos, para lo cual se avanzará en las reformas legales e institucionales que garanticen la erradicación de la discriminación en los ámbitos comunitario, educativo y laboral y de las barreras de acceso y movilidad. De manera participativa, en nuestro gobierno desarrollaremos un modelo promocional e inclusivo que avance en:

  • Desarrollo de un registro georreferenciado de toda la población con discapacidad que se realizará de manera conjunta con el concurso del sector salud y el Estado en su conjunto.
  • Fortalecimiento de la atención integral bajo un modelo basado en la familia y la comunidad que asegure atención integral, diferencial, prioritaria y sin discriminación en salud, educación, empleo, a la ciudad y la movilidad. Esto implica superar las excesivas institucionalización y segregación de las personas con discapacidad
  • Ampliación de los programas de ayudas técnicas y de subsidios para la población en situación de pobreza y pobreza extrema, incluyendo a las personas cuidadoras.

Pueblos indígenas y afrodescendientes con garantía efectiva de sus derechos

Colombia Humana, consciente del papel histórico de resistencia y defensa del territorio de los pueblos indígenas y afrodescendientes y de la obligación de fortalecer la diversidad sociocultural de la nación, adquiere compromisos en los siguientes aspectos:

Territorios: reconocer, fortalecer y ampliar los territorios ancestrales indígenas, dando cumplimiento a los acuerdos pactados en materia de protección y delimitación territorial y poner en marcha las entidades territoriales indígenas en desarrollo de los artículos 286 y 330 de la Constitución Nacional de 1991. Igualmente fortalecer y ampliar los territorios colectivos afrodescendientes y asegurar la inclusión equitativa de las personas y comunidades afrodescendientes dentro de los procesos de restitución y redistribución de la tierra.

Cumplimiento de normatividad internacional: garantizar los derechos étnicos reconocidos por las instancias políticas y jurídicas nacionales e internacionales en particular la declaración de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas, el convenio 169 de la OIT y la declaración de Durban contra el racismo.

Derecho a la consulta: respetar y hacer valer el derecho fundamental al consentimiento y la consulta previa, libre e informada.

Gobiernos propios: respaldar integralmente a las autoridades tradicionales indígenas y afrodescendientes en sus territorios, incluida su labor como autoridades ambientales y como punto de partida para el ejercicio legítimo del gobierno propio.

Implementar los planes de vida de los pueblos indígenas y los planes para el buen vivir de las comunidades afrodescendientes como la política pública a desarrollarse en sus territorios colectivos. En este marco respetar y apoyar el desarrollo de los sistemas propios e interculturales de educación, salud, cultura, justicia, económico-ambiental y comunicaciones, para avanzar en el fortalecimiento de las identidades étnicas, la autonomía territorial, el cuidado de la salud, la soberanía alimentaria, el cuidado del agua y la armonía con la Madre Tierra, caminando hacia el buen vivir.

Protección propia y colectiva: reconocer y fortalecer las guardias indígenas y cimarronas como mecanismos de protección física y espiritual, defensa del territorio, la vida y los derechos humanos, así como actores de paz, control y armonización de los territorios ancestrales.

Fortalecer la institucionalidad del Estado en materia de protección y defensa de los derechos de los pueblos indígenas, afrodescendientes y rrom. Para ello se crearán las unidades administrativas que cuenten con autonomía y recursos suficientes.

El equilibrio Ser Humano-Naturaleza, como modelo para el país: considerar la armonía y el equilibrio con la Madre Tierra como el principio del modelo económico y de desarrollo a implementarse en el país, en el cual el agua es una de las prioridades para la conservación y debe ser el eje de participación de los pueblos y comunidades étnicas que han cuidado los territorios. En el mismo sentido, se intervendrá sobre las solicitudes de títulos mineros y obras, proyectos o actividades, así como sobre las medidas legislativas que impliquen riesgos para la pervivencia física y cultural de los pueblos indígenas e impliquen regresividad para el ejercicio de sus derechos territoriales.

Institucionalidad para los pueblos étnicos: comprometeremos toda la institucionalidad en la lucha contra el racismo estructural. Para tal fin se asegurará el reconocimiento de la ancestralidad y las raíces culturales étnicas de los pueblos afrodescendientes, indígenas y rrom, tanto en el mundo rural como en el urbano, y se procurará que haya en las estructuras de gobierno una representación positiva y proporcional a su presencia en la nación colombiana y para el despliegue de sus capacidades de conducción de la nación en paz.

Volver realidad la Ley 70: reglamentar e implementar completamente la Ley 70 de 1993.

Protección del pueblo rrom: Fortalecer la identidad sociocultural y las formas organizativas del pueblo gitano, rrom a fin de garantizar su pervivencia y desarrollo pleno.

Un país respetuoso de la diversidad sexual y de género

Se darán garantías plenas a las ciudadanías LBGTI, con prioridad a las personas en condición de pobreza, y especial atención a la protección contra la violencia y la discriminación.

Se brindará protección y ampliación de los derechos de las parejas homosexuales, en especial en materia de seguridad social, derechos patrimoniales y adopción.

Colombia humana dignificará y dará voz a las personas más excluidas

En nuestro gobierno, habitantes de calle y todos los grupos vulnerados y discriminados en razón de la pobreza y la violencia serán atendidos integralmente, con dignidad y contando con su participación.

Reiteramos que se prestará atención particular a convertir las cárceles en espacios dignos para la rehabilitación de las personas privadas de la libertad, con atención integral en salud, educación, cultura, deporte y desempeño de profesiones y oficios que permitan reconstruir sus proyectos de vida.

Hola!!

Escribenos y ayudanos a construir una Colombia más humana

Enviando

Carrera 7 No. 8 - 68 Of. 502 Edificio Nuevo frl congreso

Tel. 3823052 - 3823053

Conoce nuestra política de datos

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?